¿Es tan malo el mercado?

A los mercados se les atribuye efectos perversos, casi demoniacos. Toda la culpa del desaguisado económico es de ellos, de su frío cálculo, de su taimado egoísmo. Y es verdad: el mercado es egoísta. Se mueve por la sencilla premisa de sacar la máxima rentabilidad a sus recursos con el menor riesgo posible. Lo mismo que la señora que va a una frutería de otro barrio buscando los tomates más baratos; o el jubilado que cambia de banco para dar una mayor rentabilidad a sus modestos ahorros. En el fondo, es el mismo mecanismo psicológico, la misma lógica que mueve, pongamos, a un fondo de pensiones o a un gran banco que, por otra parte, defiende los intereses de miles de inversores, la gran mayoría pequeños. Entre nuestra señora de los tomates y el consejo de administración que decide una inversión estratégica, la diferencia es cuantitativa (astronómicamente cuant, quizá), pero no cualitativa.

 

Diré un par de cosas en favor de este denostado egoísmo. La primera es que es sano y que, sin él, no habría desarrollo económico ni se crearía riqueza. Es la famosa “mano invisible” de Adam Smith. En una sociedad de contemplativos que se dedican a mirarse el ombligo, se estaría en la edad de piedra. El egoísmo mercantilista no entiende de fronteras nacionalidades, culturas; ni siquiera de opciones sexuales, religiosas o estéticas. Puestos a buscar una ideología no discriminatoria, no hay ninguna que le aventaje.

 

La otra razón es que el egoísmo del mercado tiene sus defectos, pero las alternativas que se proponen nos ponen los pelos de punta. Si para sustituir a este mecanismo ciertamente perfectible, se me ofrece el nacionalismo populista de al modo venezolano, el indigenismo de Evo Morales, la autarquía de retórica victimista (qué malo son los demás) del difunto  Castro y su dinastía, o esa difícil utopía verde de volver a la sociedad preindustrial con coches y hospitales; entonces, como dijo aquel enfermo, cuya silla de ruedas se despeñaba a una velocidad progresivamente acelerada, ¡Virgencita, que me quede como estoy!

 

Dicho más claramente y sin ambages, prefiero que me gobiernen los judíos de Wall Street o los tecnócratas sin alma de la City, que los iluminados de un misticismo que siempre conduce a la pobreza y la falta de libertad (de los demás, no de la propia).

 

Una cosa más: la deuda gigantesca de los países desarrollados, que tiene asfixiada a la economía, no la provoca el mercado, sino los Estados. El Estado se endeuda -por motivos políticos, por intereses partidarios, quizá por necesidad- y tiene que recurrir al mercado para obtener liquidez. El mercado lo presta. Luego, por supuesto, quiere cobrar. Como usted y yo a fin de mes.

AUTOR: Tomás Salas

Reseña sobre el autor

Álora (Málaga) 1960. Profesor de Lengua en la Enseñanza Secundaria. Doctor en Filología Hispánica por la Universidad de Málaga. Directivo de Guadalpyme. Colabora con artículos de opinión en prensa y en algunas webs sobre temas culturales, socio-económicos, históricos. Publica, además, trabajos de investigación en algunas revistas.

Share This