Reseña sobre el autor: JESÚS BLANCO (Drakkar Márquetin)

Dedicado a la consultoría empresarial y estratégica de pymes con especialidad en Marketing Estratégico, Big Data Marketing, Emprendimiento e Intraemprendiemiento.

Con oficinas en Madrid y Málaga.

Durante mi trayectoria profesional he pasado por distintos puestos de trabajo, desde contable, delegado comercial, director de marketing y ventas hasta que decidí crear mi propia en empresa en 2003, Acción Mk. 10 años más tarde decidí dejar mi aventura empresarial vendiendo mis participaciones para embarcarme en un proyecto de internacionalización en Marruecos.

A finales de 2013 volví a desarrollar un nuevo proyecto empresarial, Drakkar Marketing, y uno social, Futura-e Emprendimiento Social.

Destacar varios logros en los últimos años como son:

-Ser Cofundador del Club de Marketing de Málaga y su vicepresidente en sus primeros 6 años de vida

-Haber participado en el programa Enterprise Experience Programme (EEP) de la Unión Europea del año 2011 siendo la única empresa beneficiada de España y una de las 50 de toda la Unión, programa dependiente de la Dirección General de Empresa e Industria de la Unión Europea

-Haber obtenido el premio a la Empresa más Innovadora de Economía Social Laboral de Andalucía del año 2012 concedido por la Feansal

-Formar parte del Consorcio de Empresas Andaluzas Especialistas en Comercio Electrónico, e-commerce hub (eh), formado por 245 empleados, con una facturación agregada de mas de 13 M € y con delegaciones en Madrid, Murcia, Bruselas, México D.F., Santiago de Chile, etc

-Ser fundador y presidente de la asociación Futura-e Emprendimiento Social

-Desarrollar conjuntamente con Mahatma Arquitectos el proyecto Emprenautas que ha obtenido el Premio Empresa Social-Categoria Emprendedores

 

Profesionales versus Empresarios

–El problema de nuestros posibles clientes es que hay más profesionales que empresarios, por eso nuestro país se considera como de segunda clase–

La afirmación cambio la expresión de Ángel como si un gato le hubiese dado un zarpazo, proseguí con–te voy a contar mis últimas experiencias. La primera, estoy presentando un proyecto  donde tengo que contar con autobuses para una serie de desplazamientos, los llamo y les empiezo a preguntar, “¿me puede dar el precio de un autobús?” y me responden “210 €”, “vale, ¿y para 70 autobuses” y me responden  “en ese caso lo podríamos dejar en 165€”. Ya me va gustando más la conversación y hago la pregunta sobre el número real de autobuses que voy a necesitar para ver el precio de oferta final “posiblemente voy a necesitar 110 autobuses, ¿en cuanto se queda el precio?” y la respuesta fue “para ese número de autobuses el precio es 190 €”.

–¿190 €? tendría que ser más bajo–afirmó Ángel

–Claro, eso pensé yo, pero cuando le pregunté que si se había equivocado, me dio el razonamiento más empresarial y lógico que he escuchado en años, me dijo “si vas a necesitar 110 autobuses me vas a copar el 80% de mi flota, contigo sólo voy a dar un viaje, si estuvieran libres a más de uno le podría sacar un par y en algunos casos 3 viajes, si me copas la flota tengo que cubrir los ingresos perdidos por trayectos no realizados”. Un empresario en toda regla–

–Te cuanto la segunda, he llamado y enviado correos para cerrar citas con contactos que ocupan las gerencias o direcciones de departamentos de distintas empresas, en nuestro país contactar con algunas personas o, que al menos, tengan el detalle de responder es como si quisieras hablar con algún ministro, todos son dificultades. La diferencia de una empresas que es llevada o dirigida por una persona con mentalidad empresarial aparece cuando al menos te responden, ya sea positiva o negativamente, o te conceden una cita. A los que me reciben les suelo preguntar el por qué me han recibido, si por la información que les ha llegado, por el texto del mail, por la insistencia,…a lo que muchos responden que les ha interesado alguna o varias de esas acciones y porque su labor es la de atender para ver si hay posibilidades de crecimiento y mejora de su negocio o empresa.–

–Eso son casos aislados–

–Pueden serlo, no te lo discuto pero mientras esos casos aislados sean minoría nuestro país empresarialmente no avanzará. Si los dueños, directivos y gerentes de empresas se encargan de regar las plantas de sus oficinas por que dicen que su personal no se preocupa, gestionar el día a día porque se consideran imprescindibles, rechazar el primer contacto de posibles colaboradores o nuevos proveedores,…en vez de delegar tareas, involucrar y liderar al personal, centrarse en el crecimiento y futuro de la empresa, y estar a abiertos a nuevas oportunidades, seremos un país de muy buenos profesionales pero pésimos empresarios.

Share This